ÁREA 08

LA MODA

MODERNA

La neutralidad durante la I Guerra Mundial relega definitivamente a España a un papel secundario en la política internacional. A pesar de ello, la tendencia favorable de la economía mundial en los años 20, permite el crecimiento de la industria bajo un modelo que sigue siendo intervencionista y proteccionista, en especial durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera.

Avanzada la década, la mejora de las infraestructuras se ve obstaculizada por la crisis financiera global y por la inestabilidad sociopolítica, que se agrava en los años finales de la II República. Casi la mitad de la población sigue dependiendo de una agricultura mal desarrollada y la pobreza alimenta el flujo migratorio hacia América. Con todo, la modernidad se abre paso, representada por la democratización de los avances técnicos. La electricidad llega al mundo rural, mientras en las ciudades se impulsa la mecanización, cuyo símbolo son los medios de transporte. Grandes almacenes como Madrid-París, inaugurado con gran pompa en 1923 en la Gran Vía madrileña, fomentan la adopción de tendencias que expresan el espíritu cosmopolita y moderno. Barcelona y Sevilla acogen en 1929 sendas exposiciones internacionales a través de las que España comunica al mundo su acoplamiento al progreso.

AREA 08

LA MODA

MODERNA

La neutralidad durante la I Guerra Mundial relega definitivamente a España a un papel secundario en la política internacional. A pesar de ello, la tendencia favorable de la economía mundial en los años 20, permite el crecimiento de la industria bajo un modelo que sigue siendo intervencionista y proteccionista, en especial durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera.

Avanzada la década, la mejora de las infraestructuras se ve obstaculizada por la crisis financiera global y por la inestabilidad sociopolítica, que se agrava en los años finales de la II República. Casi la mitad de la población sigue dependiendo de una agricultura mal desarrollada y la pobreza alimenta el flujo migratorio hacia América. Con todo, la modernidad se abre paso, representada por la democratización de los avances técnicos. La electricidad llega al mundo rural, mientras en las ciudades se impulsa la mecanización, cuyo símbolo son los medios de transporte. Grandes almacenes como Madrid-París, inaugurado con gran pompa en 1923 en la Gran Vía madrileña, fomentan la adopción de tendencias que expresan el espíritu cosmopolita y moderno. Barcelona y Sevilla acogen en 1929 sendas exposiciones internacionales a través de las que España comunica al mundo su acoplamiento al progreso.

EL DESCUBRIMIENTO DEL CUERPO

DÉCADAS DE 1920 Y 1930

Los baños de sol y de agua de mar se promueven como remedio para muchos males físicos desde tiempos de Isabel II. A inicios del siglo XX, proliferan los clubes náuticos en las principales ciudades costeras, el tiempo que se populariza la práctica de la natación deportiva. El aumento de la actividad playera lleva a regular los usos indumentarios en ese contexto, y a lo largo del primer tercio del siglo se define una tipología para el traje de baño, en origen muy similar para mujeres y hombres.

VESTIDO Y SOMBRERO

1920 — 1926

Inventario — CE102656 y CE091938

Vestido de tafetán de lino crudo, largo a media pierna, sin mangas, con cuello camisero y abertura central en pico. Tiene cortes en los costados, otro corte ondulado a la altura de la cadera del delantero y dos pliegues en la falda. En la espalda, dos pinzas verticales de cintura y par de presillas para sujetar el cinturón. También pesenta dos pequeños bolsillos de ojal vertical a ambos lados, sobre la cadera. Tiene decoración bordada en punto de cruz azul, a base de cuadraditos que forman líneas alternas con rombos. El sombrero, tipo cloche, está realizado en paja y nylon trenzado azul, con ala que se ensancha desde la nuca hasta la frente a lo largo del lado izquierdo.

LEER MÁS

El tipo de decoración de este mono lo sitúa en línea con las estéticas de las vanguardias, una modernidad que queda enfatizada tanto por el vivo color del tejido como por el innovador patrón que presenta la pieza. Se trata en realidad de lo que, a partir de 1931, se llamó «pijama de playa», una denominación que se dio a monos o pantalones anchos que se vestían sobre el bañador y empezaron a verse a partir de 1928 en entornos turísticos elitistas. El auge del turismo de playa, que dio lugar a toda una industria que incluía casinos, hoteles y otros lugares de entretenimiento, permitió una mayor libertad formal que se tradujo en estilismos de gran modernidad, que enlazan ya con lo que iban a ser las modas juveniles de la segunda mitad del siglo.

MONO

1928 — 1935

Inventario — CE102677

Mono en punto mecánico de seda verde agua, largo a los pies, sin manga, con gran escote en pico y tiro muy bajo.Tiene corte en los costados y a cintura. El pantalón tiene perneras anchas. Cierra en el delantero, a la altura de la cintura, con cinta de punto de seda negra que cruza hacia la hoja izquierda. La hoja derecha cruza por el interior y pasa por un orificio para atar a la espalda. La decoración está formada por un vivo negro que recorre todos los remates de la pieza, sendas bandas horizontales negras en las perneras, próximas al bajo, y, en la hoja derecha, aplicación de tejido formando un círculo negro con tiras beige y salmón en el interior.

LEER MÁS

El tipo de decoración de este mono lo sitúa en línea con las estéticas de las vanguardias, una modernidad que queda enfatizada tanto por el vivo color del tejido como por el innovador patrón que presenta la pieza. Se trata en realidad de lo que, a partir de 1931, se llamó «pijama de playa», una denominación que se dio a monos o pantalones anchos que se vestían sobre el bañador y empezaron a verse a partir de 1928 en entornos turísticos elitistas. El auge del turismo de playa, que dio lugar a toda una industria que incluía casinos, hoteles y otros lugares de entretenimiento, permitió una mayor libertad formal que se tradujo en estilismos de gran modernidad, que enlazan ya con lo que iban a ser las modas juveniles de la segunda mitad del siglo.

TRAJE DE BAÑO VIKINGO

Hacia 1930

Inventario — CE097608

Traje de baño en punto de lana a dos colores con tirantes y escote redondo en delantero y espalda. De cintura para arriba es de color nude y la parte inferior color teja. Marca el talle a modo de cinturón un rayado en color beige. En el centro del talle presenta una pieza aplica en tafetán estampado, representando una hebilla. Lleva trabillas en la cintura por las que pasa un cinturón elástico en color nude con hebilla de plástico de forma hexagonal.

LEER MÁS

Aunque no ha sido posible encontrar información sobre la firma inglesa Viking, este y otro modelo conservado en el museo Victoria & Albert de Londres (T.93-1994) nos ponen sobre la pista de una marca acorde con las últimas tendencias en diseño. El escote, muy pronunciado en la espalda, nos lleva a finales de los años 20 o inicios de los 30, y la combinación de colores, así como el cuidado trampantojo de hebilla a la cintura pensado para vestir la pieza sin cinturón, nos hablan de una firma atenta a la evolución de la moda. La espalda descubierta, que empieza a ser habitual en la ropa de baño en la década de los 30, recibiría un fuerte impulso con el lanzamiento del modelo «Racerback» de Speedo, con el que desde 1928 se persigue la máxima adaptación a la forma del cuerpo.

TRAJE DE BAÑO JANTZEN

1920 — 1930

Inventario — CE021983

Bañador en punto de lana de color negro, con tirantes y faldilla cubriendo el arranque de las piernas. Presenta en un lateral, cerca del bajo, el emblema de la marca, que representa a una bañista con traje rojo tirándose de cabeza.

Carl C. Jantzen y los hermanos John A. y C. Roy Zehntbauer fundaron la Portland Knitting Company en enero de 1910, en Portland, Oregon. La empresa se dedicó a los géneros de punto hasta que recibieron el encargo de realizar un traje para nadar, tipología naciente que revolucionaría la firma hasta el punto de convertirla en una de las más conocidas del mundo en los años 30.

LEER MÁS

Desde 1916, Jantzen Inc. sería la filial para la ropa de baño de la Portland Knitting Company, y desde sus talleres se popularizó el traje de baño unisex. La Red Diving Girl de Jantzen, la joven que aparece en el emblema que adorna sus bañadores, fue diseñada por Frank y Florenz Clark, e hizo su primera aparición en anuncios en 1920. Por esos años, la empresa adopta el eslogan: «El traje que cambió el baño en natación», que subraya la introducción por su parte de un nuevo término para denominar a la nueva tipología, el «swimsuit» («traje de nadar») que sustituía en el mundo anglófono a la denominación «bathing suit» («traje de baño»).

JUGUETES DE PLAYA

Hacia 1920 – 1940

Inventario — MTCE039813, MTCE039814, MTCE081901 y MTCE082989

Conjunto de juguetes formado por cubos y palas de hojalata con mango de madera, que presentan decoración cómica e infantil, como un personaje mordido por un perro o un pollito en un río que mira atentamente un pez, niños pescando o en otros casos paisajes de playa y montaña. 

Su tipología y uso nos indica que los juguetes trascendieron más allá del ámbito doméstico para ser disfrutados en espacios abiertos, como es el caso de parques, ríos o playas. La mayoría de las fábricas jugueteras como Payá, Rico o Rey,  contaron entre sus catálogos con este tipo de juguetes, sencillos pero de coste mucho más accesible y que contaban con una gran demanda estacional durante los meses de verano, en los que proliferaba la venta de juguetes relacionados con el campo, el mar y la playa. Como en este caso, son muy abundantes los cubos y palas fabricados por la empresa viguesa Rey S.L.A, que llevaría una importante labor juguetera en el área norte de la península. 

JUGUETE ACUÁTICO, PAYÁ HERMANOS

1920 – 1930

Inventario — MTCE038380

Juguete de hojalata con resorte que presenta una figura masculina de pie ataviado con un traje de baño compuesto de camiseta de tirantes de rayas horizontales azules y rojas, pantalón corto azul y gorro de baño del mismo color, realizando deporte acuático sobre una lancha roja con motor fueraborda en su parte posterior y donde se inserta el mecanismo de cuerda.

El juguete de hojalata español vivió su máximo esplendor en el período entre la I Guerra Mundial y el inicio de la Guerra Civil, en el que se encontraría este ejemplo, realizado por una de las empresas jugueteras más importantes de nuestro país, como fue Payá Hermanos. 

LEER MÁS

Durante los años 20 se introdujeron avances como la litografía o la aplicación de resortes que permitían una mayor sofisticación en los juguetes en movimiento. Es un momento en que predominan sobre todo los juguetes relacionados con el mundo del transporte o el ámbito militar, siendo un fiel reflejo de la sociedad imperante a pequeña escala.

RECORTABLE

1930 — 1931

Inventario — MTCE033133

Este recortable titulado “Todo el pueblo de Villacaballos de Cartón” pertenece a las páginas centrales de uno de los números de la revista infantil “El perro, el ratón y el gato”, publicada en Madrid por la Compañía Ibero-Americana de Publicaciones.  Dicha revista solía dedicar sus páginas centrales a recortables, concretamente este que aquí se expone corresponde al  pliego séptimo de la colección del pueblo de Villacaballos de Cartón, y cada semana se representaba parte de los habitantes de ese pueblo en torno a una temática distinta, como podía ser el circo, el fútbol o este que está dedicado al ocio y a la playa.

LEER MÁS

Los recortables eran juguetes de papel o cartón que contenían figuras para ser recortadas y montadas. Su temática podía ser muy variada, desde muñecas, soldados, edificios, teatrillos e incluso temas religiosos. Como prácticamente todos los juguetes, llegaron a España a través de Francia, estando su origen en las hileras de soldados que aparecen en Cataluña a finales del siglo XVIII. No será hasta mediados del siglo XIX cuando se convierten en un entretenimiento y adquirirán un gran desarrollo un siglo después.

VESTIDO, SOMBRERO Y CARTERA

Años – 20

Inventario — CE106186, CE097858, CE094697

Conjunto formado por un vestido en tafetán de seda azul, cloché de paja y cartera de piel. El vestido tiene escote cuadrado y solapas plisadas que se unen a la altura de la cadera formando un lazo. En torno al cuello presenta una cinta, cosida a un lado. Tiene tres pinzas en cada hombro  y manga larga, que se ensancha desde el codo y frunce en el puño. En la cadera, el cuerpo se frunce ligeramente a ambos lados, dando paso a una decoración a base de piezas de tela almenadas, cinco a cada lado, liso el centro. La falda arranca por debajo de la cadera, plisada a ambos lados. Por su lado el cloché tiene una estructura cilíndrica de paja que se recubre mediante bordados en color crudo con formas zigzagueantes rectas y onduladas, dispuestos en diferentes calles. Y la cartera es de piel labrada de color azul claro con cierre de solapa, pieza decorativa metálica ocultando el cierre de automático y gran trabilla a modo de asa en la parte trasera.

LEER MÁS

La silueta rectilínea y las formas holgadas caracterizan los vestidos de calle de los años 20, en los que los tejidos estampados, aquí combinando lunares y rayas, adquieren una relevancia creciente al sustituir a las profusas decoraciones de apliques de la Belle Èpoque. Este vestido de factura anónima es buen ejemplo de esas formas relajadas con las que la moda femenina adapta el vestido a las nuevas necesidades funcionales y simbólicas que surgen en los entornos urbanos. Tal es el caso de los cloches, cuya introducción se atribuye a la famosa diseñadora parisina Caroline Reboux, «reina de los sombrereros», que habría diseñado el primer prototipo en 1908 (si bien, suele citarse también a Lucy Hamar como la creadora oficial de la tipología, ya en 1917). En los años 20, esta tipología, por lo general realizada en fieltro y siempre encajada en la cabeza, se impone en la moda por adecuarse a la líneas sencillas del traje de la época.

TIEMPOS MODERNOS

DÉCADA DE 1920 

La llegada del siglo XIX supuso una revolución tanto en la mecánica como en la ingeniería y los medios de transporte tradicionales se vieron directamente afectados por la aparición de nuevos artefactos que mejoraban la calidad, la seguridad y la velocidad de los viajes. El juguete de hojalata se convirtió en un fiel reflejo de la sociedad del momento y estos avances técnicos eran asimilados, a escala reducida, por el mundo de los juguetes. Las industrias jugueteras se volcaron en la producción de estos medios de transporte, tanto por tierra, como por mar y aire. Los automóviles han sido uno de los juguetes que más evolución han sufrido como reflejo de los propios avances de la industria automovilística. Las jugueteras reprodujeron todo de tipo de vehículos, incluyendo motocicletas con y sin sidecar, autobuses, tranvías, taxis, coches de bomberos y un largo etcétera.

VESTIDO, SOMBRERO Y BOLSO

Años – 20

Inventario — CE106185, CE094794 y CE094744

Conjunto de vestido de día con efecto traje de chaqueta en tejido de tafetán de seda azul, con decoración estampada en beige y negro, sombrero cloché y bolso de mano. El vestido es largo a la rodilla, con corte a cadera y manga larga, y cae recto despegándose por completo del cuerpo. Tiene escote en pico con vuelta, y el cuello de la falsa chaqueta es redondeado con solapa. Lleva un lazo en tejido acanalado negro bajo el escote y una columna de doce botones de nácar. También presenta dos bolsillos de plastrón en la falsa chaqueta. El sombrero es de paja trenzada amarilla, con cinta en tejido acanalado gris perla rematada con lazo y un vivo alrededor del ala en el mismo tejido. Tiene cintas ataderas a los lados y etiqueta Megardón / Madrid. Por último, el bolso es de cuero grabado, rectangular con solapa de perfil semicircular con decoración que imita el trabajo del cordobán. Tiene un monedero en el interior y cierre de boquilla.

LEER MÁS

Una de las novedades introducidas en el vestido femenino en los años 20, impulsada con fuerza por Chanel, fue la adopción de bolsillos, tanto con un criterio funcional como por motivos estéticos o de estilo. Este vestido de calle, en el que se juega con modernos estampados sobre un patrón que libera al cuerpo de cualquier incomodidad, se refleja la tendencia creciente a conquistar un confort indumentario hasta entonces reservado al hombre. Los accesorios, como los que completan este modelo, también se adaptan a las nuevas necesidades, mostrándose más discretos y funcionales.

TRAJE DE HOMBRE KLEIN’S

San Juan de Puertorrico; camisa, cuello y corbata; sombrero, El Novator, La Habana

Años – 20

Inventario — CE097018-CE097022, CE096371, CE097955, CE103324 y CE117006

Conjunto formado por traje de chaqueta, camisa con cuello postizo, corbata y sombrero tipo jipijapa o panamá. El traje está compuesto de chaqueta tipo americana y pantalón de pinzas, en tafetán de lino crudo. La chaqueta presenta sendos bolsillos de plastrón a cadera, y otro más pequeño en el pecho, y cierra mediante dos botones nacarados con ojal. El pantalón cierra con siete botones de pasta con ojal, y tiene botones al interior para tirantes. El bajo de las perneras está doblado. Tiene bolsillos de ojal en los costados y dos más en el trasero, uno con cierre de botón. La camisa es de algodón blanco, con cuello a caja con ojales para postizo. Este es de algodón almidonado, con puntas redondeadas y ojales para prender a la camisa. La corbata es de seda blanca con flores bordadas y el sombrero de paja beige, con cinta de grog negra.

LEER MÁS

El conjunto es buen ejemplo de la última moda en elegancia masculina en los años 20. L americana sport se impone en los años 20, caracterizada por el desplazamiento de los bolsillos de plastrón de la cadera sobre las costuras laterales y la línea suave de las solapas. Este traje perteneció al militar de ascendencia española Eugenio Carlos de Hostos, que sirvió desde 1905 en el ejército de Puerto Rico, integrado en el estadounidense desde los años 20. Sobre la corbata cabe apuntar que hasta la década de 1850, las blancas fueron muy habituales, frente a la tendencia al negro que se impone desde esa fecha. No obstante, la revolución industrial y el descubrimiento de los pigmentos anilínicos permitirían explorar diversos colores que, en la moda para hombre, se concentran sobre todo en las corbatas. Es importante señalar que, en 1922, un neoyorquino, Jesse Langsford, introduce un nuevo método para confeccionar corbatas, cortándolas al bies en tres piezas para su posterior montaje. Este método, patentado por Langsford, es el que utilizan casi todos los fabricantes de corbatas desde entonces. En cuanto al sombrero jipijapa, conocido también como panamá, montecristi o sombrero de paja toquilla, es un tradicional sombrero con ala de Ecuador. Se confecciona con hojas trenzadas de palmera. Los originarios son de Montecristi, en Ecuador, pero el nombre de «panamá» se relaciona con la difusión que alcanzaron estos durante la construcción del Canal de Panamá, donde miles de ellos fueron usados por los trabajadores. La popularidad del jipijapa aumentó cuando el presidente americano Theodore Roosevelt lo vistió dirante su visita a las obras del Canal.

VESTIDO, SOMBRERO 

Años – 20

Inventario — CE102758, CE015357 y CE094698

Conjunto de vestido de día, sombrero cloche y cartera de mano. El vestido está realizado en crespón de seda verde, es largo a media pierna, con manga larga y foulard cosido a la parte posterior del cuello. Tiene corte bajo a cadera y la falda con vuelo.  El escote es de pico, viveado y con 17 botones decorativos de plástico verde con líneas anaranjadas. Salvo la falda y el foulard, presenta pequeñas lorzas horizontales a un centímetro, así como decoración de encaje mecánico de algodón beige en el foulard y en cuatro franjas verticales en la falda. El sombrero, tipo cloche, tiene ala corta y decoración de cinta de terciopelo negro que recorre la copa en espiral. Y la cartera, rectangular, es de piel marrón con decoración repujada rugosa y punteado a imitación de la piel de avestruz. 

LEER MÁS

Destaca en este conjunto el vestido, una pieza de factura muy delicada, que muestra un gran virtuosismo en la manipulación del tejido de crespón y un patrón muy interesante en línea con el estilo definido en los años 20. Aunque no se ha podido concretar una atribución, es probable que se trate de una pieza francesa o centroeuropea, según la informacion aportada por Federico Quinto. En cualquier caso, se trata de un ejemplo de gran calidad de las tendencias más sofisticadas para la moda cotidiana, en la que la relajación formal convive todavía con cierto gusto por el decorativismo. El cloche, por su lado, es u elegante ejemplo de la tipología que se mantuvo vigente hasta la segunda miad de la década, cuando se suprime o se voltea el ala, tomando forma de casquete.

CONJUNTO NIÑA

Años – 20

Inventario — CE106243-CE106245

Conjunto de niña en tul de algodón verde con aplicación de flores de fieltro, formado por vestido, chaqueta y boina. El vestido, si mangas y largo a la rodilla, tiene escote  a caja y corte a la cadera. Las tres piezas llevan decoración aplicada a base de flores de fieltro en colores verde y amarillo, y los cortes están decorados con costuras en zig zag, que alternan hilo amarillo y verde. 

LEER MÁS

En este conjunto se trasladan al vestido de niña las líneas de moda en la indumentaria adulta. Como en esta, la línea recta domina el patrón y la línea de cintura se desplaza hacia la cadera, al tiempo que se usan tejidos livianos y una decoración menos recargada.

Este conjunto en concreto recuerda a los diseños de Sonia Delaunay que lucen las hijas de los marqueses de Urquijo en una conocida fotografía de la época. Delaunay se instaló en la calle Columela de Madrid en 1916, y aquí se inició, por motivos económicos, en el campo del diseño de decoración y moda, al que realizó un aporte significativo. En 1921 el matrimonio Delaunay regresa a Francia, donde Sonia continuará explorando esta vía con excelentes resultados.

COCHE DE HOJALATA, RICO S.A.

1926

Inventario — MTCE038188

Este coche de color verde se engloba dentro del modelo cupé. Su techo, guardabarros y ruedas están pintadas de color negro, a la vez que, cuidando el detalle, el perfil de las puertas, del capó, la ventilación y la parrilla están pintadas en tono dorado. Se ha añadido una pequeña bandera de España sobre el tapón de la calandra del radiador. Lleva conductor en el lado derecho que viste uniforme y gorra verdes. Posee mecanismo de cuerda.

Este cupé con chófer es descendiente directo de la berlina tirada por caballos, ya que las carrocerías de los automóviles tienen como origen las de los carruajes de tracción animal. Fabricantes de juguetes alemanes, como Günthermann, Bing, Carette, Fischer, y otros más producían estos juguetes para los mercados europeo y nortemaericano, siendo los más importantes los de Carette por sus cuidados acabados, como cristales de ventanas biselados, y ruedas de fundición con radios y neumáticos de caucho blanco.

LEER MÁS

En España destacan la casa Hispania con sus limusinas pintadas a mano, o Payá y Rico, al que pertenece este modelo como se puede apreciar en la marca de su puerta. Rico se caracterizó por realizar cupés con el puesto del conductor abierto, como este, que era propio de estos años. Similares a este modelo, y de la misma casa, se conservan otros ejemplos parecidos con la carrocería en rojo.

COCHE HOJALATA

1926

Inventario — MTCE038196

Automóvil con carrocería modelo Torpedo de color negro, abierto con cuatro puertas y capota plegable recogida detrás. Posee ruedas metálicas radiadas y una de repuesto en la parte trasera y faros delanteros plateados. Estos juguetes se esmeraban por reproducir todo tipo de detalles, incluyendo personajes para avivar el realismo que iban ataviados a la moda de la época. En este caso cuenta con un conductor vestido con un traje marrón y sombrero blanco con banda negra y dos pasajeros en la parte de atrás, un hombre vestido igual que el conductor  y una mujer con chaqueta roja, falda de rayas y sombrero blanco con cinta azul. Posee mecanismo de cuerda. 

LEER MÁS

El modelo Torpedo respondía a un coche abierto con capota plegable y cuatro puertas, que se utilizó desde 1908 hasta mediados de los años 30. Se caracteriza por su perfil rectilíneo, conseguido por la elevación de la línea del capó.

GRAMÓFONO DE JUGUETE

1926

Inventario — MTCE038190

Gramófono de hojalata sobre base cuadrada amarilla en la que en su parte superior se dibujan detalles como el plato y los mandos. Tiene bocina de color rojo en su exterior y amarillo en su interior y cuenta con un mecanismo de cuerda.

El gramófono fue el primer sistema de grabación y reproducción de sonido que utilizó el disco plano, así como el dispositivo más común para reproducir el sonido grabado durante la primera amitad del siglo XX. Aunque se inventó en 1890, costó que se impusiera al fonógrafo debido a los intereses comerciales de la empresa de Thomas Alva Edison.

LEER MÁS

En Europa los primeros gramófonos de juguete se comercializaron hacia 1910, producidos por la fábrica de muñecas Kämmer & Reinhardt, que tuvieron gran impacto y ayudaron a la implantación del gramófono como sistema definitivo de reproducción sonora.

A finales del siglo XIX y comienzos del XX, se comenzaron a fabricar juguetes que se vendían en las calles de las grandes ciudades, caracterizándose por ser baratos pero atrayentes y divertidos. Se conocieron como pennytoys o juguetes de bazar. Se popularizaron en Londres pero pronto los fabricantes alemanes empezaron a mostrar gran interés ofreciendo productos de alta calidad, dominando el mercado internacional.

TELEFÓNO DE HOJALATA

1900 –1930

Inventario — MTCE038212

Teléfono de hojalata de juguete en tonos negros y metálicos que se corresponde con el modelo de tipo vela o tipo candelabro. Este modelo fue muy popular desde finales de la década de 1890 hasta la de 1920. Como observamos en este juguete, estos modelos poseían una boquilla, el transmisor, montada en la parte inferior del soporte y un auricular, el receptor, que el usuario sostenía cerca del oído mientras realizaba la llamada. Cuando el teléfono no se usaba, el receptor se colocaba en el gancho del interruptor que sobresalía hacia el lado del soporte, desconectando así el circuito de audio de la red telefónica. Cuando se introdujeron las centrales telefónicas automatizadas, la base del candelabro pasó a disponer también de un dial giratorio.

LEER MÁS

Este juguete supone una vez más la reproducción a pequeña escala de objetos de la vida cotidiana y del reflejo de los avances técnológicos. Así, a lo largo de la historia del juguete se puede rastrear la réplica de los teléfonos de cada época casi a la par de su evolución. Este teléfono se ubicaría antes de la década de los años 30, ya que a partir de estos años la novedad pasa a ser el teléfono de consola y disco, algo de lo que la industria juguetera se hizo eco casi de inmediato. En este juguete es curioso cómo se incluye un timbre de bicicleta para imitar el sonido manualmente del modelo real, ya que en estos teléfonos de candelabro el timbre se situaba en un panel anexo y no en el propio mástil.

CARTEL PALACETE DE MONCLOA

1930

Inventario — CE027976

Cartel vertical en el que se representa la fachada principal del Palacete de la Moncloa;  delante del edificio hay una fuente y varias personas vestidas a la moda de los años 30: a la derecha, un trío compuesto por un hombre y dos mujeres y a la izquierda un señor con una cámara de fotos entre sus manos. En el borde inferior del cartel hay una inscripción dentro de una franja marrón. Està firmado y fechado en su ángulo inferior derecho.

En el primer tercio del siglo XX España experimenta un proceso de modernización y crecimiento económico y social en el que el turismo tiene un importante papel; el cartel será uno de los principales recursos utilizados para su promoción.

LEER MÁS

Este cartel fue editado por El Patronato Nacional de Turismo; este organismo, creado en 1928 para la promoción y el fomento turístico de España con motivo de las exposiciones internacionales de Sevilla y Barcelona de 1929, emprendió una completa campaña de propaganda, Visite España, en la que participaron dibujantes y artistas de primera línea; en sus carteles se destacaba la riqueza patrimonial y natural de España.

Los personajes de la ilustración, vestidos a la última moda, nos hablan de un turismo todavía de élite.

El edifico representado, cuya visita es promocionada en el cartel, fue erigido  en el primer tercio del siglo siglo XVII en medio de una gran finca agrícola por Gaspar de Haro y Guzmán, marqués del Carpio y Eliche;  después de pasar por varias manos, fue adquirida por Carlos IV y el palacio fue restaurado por Isidro González Velázquez a principios del s. XX. En 1846 la propiedad pasa a manos del Estado y el edificio sufre otra remodelación en el siglo XX, debida a a Joaquín Ezquerra del Bayo e impulsada por La Sociedad Española de Amigos del Arte con el propósito de convertirlo en museo. A este momento pertenecería la imagen que presenta el cartel.  La Guerra Civil provocó la desaparición del Palacio y en su lugar se construyó el actual Palacio de La Moncloa.

El autor del cartel Rafael Penagos fue un destacado ilustrador que trabajó para varias publicaciones de la época, como las revistas Blanco y Negro y Nuevo Mundo y cultivó también el cartel. Sus ilustraciones, en un estilo Art Decó, reflejan el Madrid moderno y sus mujeres reflejan el prototipo de mujer emergente en estos años, delgada, deportista, independiente y sofisticada.

MALETERO ROLLS-ROYCE 

Museo Nacionaldel Teatro, Almagro (Ciudad Real)

Años – 30

Inventario — MNT V00091

Maletero metálico, de color negro, con tapa abatible, dos cierres de palanca, cerradura con llave y asas de cuero en los laterales. Este maletero de Rolls-Royce es una de las piezas pertenecientes a la actriz Catalina Bárcena y su pareja, el empresario teatral Gregorio Martínez Sierra que nos permiten hablar de la importancia de los viajes y los equipajes en los años 20 y 30. 

A partir de la producción en cadena desde 1908 del modelo Ford T la industria del automovil comienza a fabricar un enorme número de vehículos que cada vez van aminorando su alto precio. Los automóviles anteriores eran de fabricación casi artesanal y solo podían adquirirse como capricho para las clases altas. Al principio muchos de los vehículos son abiertos, pero a lo largo de la década de los años 20 ya comienzan a ser casi todos habitáculos cerrados. Esto potencia viajes más largos y confortables, atractivos para el turismo. 

LEER MÁS

La empresa Rolls-Royce se diferenció de otras competidoras en que cuidaban hasta el más mínimo detalle de sus automóviles, considerandose algunos de los vehículos de mayor calidad, precursores de la automoción de lujo, con modelos como el Silver Ghost o el Fantom. 

Baúles, maletas y artículos de viaje se convierten en compañeros indispensables de los viajeros. Al principio los vehículos no tienen un espacio concreto para el equipaje. Pronto, al igual que los carruajes de caballos, empezarán a tener unas estructuras exteriores en la parte delantera o la trasera para incluir estos baules, que se sujetan con correas. Desde 1907 ya se hace referencia a baúles o arcones para automovil, fabricados con materiales más resistentes, aunque lo hacen como un “extra” al vehículo. Estos arcones podían todavía transportarse completos hasta los alojamientos de los viajeros. No será hasta los años 30 que los coches empiecen a incluir un compartimento para equipajes integrado en la parte trasera de la propia carrocería: el maletero. 

Catalina Bárcena es considerada una de las grandes damas del teatro español. Con la Compañía Cómico Dramática de Martínez Sierra recorrió toda la geografía española y europea, con gran éxito en París. Su éxito continuó incluso al otro lado del charco, tanto en casi todas las capitales hispanoamericanas como en Hollywood, donde fue contratada por la Foz para rodar varias películas. Maleteros y equipajes fueron indispensables para las compañías teatrales, quedando desde entonces como mítico el baul de las artistas. En el de Catalina Bárcena viajarían las piezas de Lanvin, Paquin o los vestuarios teatrales de la actriz ahora conservados en el Museo del Traje. 

COCHE HOJALATA, BING WERKE

1924 – 1933

Inventario — MTCE082015

Automóvil de juguete que reproduce el modelo Ford T, en negro con capota, cuatro puertas y ruedas de ocho radios. El volante se sitúa a la izquierda y es conducido por una mujer que viste chaqueta naranja, gorro verde, falda a rayas negras  y blancas y zapatos marrones. Posee mecanismo de cuerda.

LEER MÁS

El modelo Ford T fue fabricado por la Ford Motor Company de Henry Ford desde 1908 hasta 1927 y con este modelo se popularizó la producción en cadena, lo que permitió bajar los precios y hacerlo más asequible a las clases medias. Una de las novedades que ofrecía y que tiene su reflejo en este juguete es que el volante se situaba en el lado izquierdo. Esta versión en juguete fue fabricada por Bing, fundada por los hermanos Ignza y Adolf Bing en Nuremberg, que comenzó a fabricar juguetes a comienzos de la década de 1860, aunque aparecen de manera oficial a partir de 1895. En un primer momento, su nombre fue Gebrüder Bing (GBN), pero tras la muerte de Ignaz, en torno a finales de la I Guerra Mundial, cambió su nombre por Bing Werke (BW). Además de juguetes, fabricaban novedades científicas y educativas, así como equipamiento doméstico, de oficinas o gramófonos.

TRANVÍA DE HOJALATA, JUGUETES HISPANIA 

1918

Inventario — MTCE037869

Juguete de hojalata que representa un tranvía de color amarillo y naranja con imperial y dos direcciones que conserva el trole y cuenta con mecanismo de cuerda. Es una reproducción del que recorría la avenida del Tividabo en Barcelona, que se puso en funcionamiento en 1906. Cuenta con la tablilla del recorrido y lleva también el número indicativo de la ruta, siendo un ejemplo de hasta qué punto llega la imitación a escala reducida de la realidad adulta por parte de los juguetes.

LEER MÁS

Este modelo en concreto fue fabricado por la empresa barcelonesa Juguetes Hispania, creada en 1912 lo que la convirtió en una de las más antiguas de nuestro país. Como la mayoría de estas fábricas, alcanzó un gran desarrollo durante la I Guerra Mundial debido a la suspensión de las importaciones de juguetes de aquellos países que estaban en conflicto, como era Alemania o Francia. Los juguetes Hispania eran de hojalata soldada y pintada a mano, de fabricación artesanal, siendo piezas de gran tamaño y con un gran número de detalles. En el catálogo de Hispania aparecen varios tranvías tirados por caballos y otros eléctricos con accionamiento de resorte.

AUTOGIRO DE HOJALATA

1930

Inventario — MTCE039729

Este juguete es una reproducción a pequeña escala de un autogiro, aeronave de ala giratoria que más tarde usarían los helicópteros y que fue invención del ingenio español Juan de la Cierva. Posee una hélice en su parte frontal y otra sobre su cabina. Representa un ejemplo más de cómo los juguetes desarrollaban en paralelo todas las novedades y avances tecnológicos que se iba a produciendo en la sociedad. 

LEER MÁS

Se corresponde con el modelo RSA 33 de la firma Rico, que aparece en la década de los 30 y se mantiene hasta la de los 50 como se aprecia en sus catálogos. Fue concebido inicialmente como avión de arrastre, en el que el movimiento de avance de las ruedas accionaba una carraca interior, y posteriormente se debió desarrollar el modelo de resorte, de cuerda, apareciendo ya en los modelos de aeroplano y autogiro. La decoración es común a los tres modelos, en hojalata litografiada en tonos verdes y alguna línea decorativa en amarillo. La empresa juguetera alicantina Rico S.A. fue una de las más importantes de España y se creó en 1910 cuando algunos trabajadores de la empresa Payá Hermanos se asociaron para crear Verdú y Cía, cambiando varias veces de denominación como consecuencia de sus múltiples dificultades financieras y de las variaciones de sus miembros. Es en 1922, cuando Santiago Rico se hace con el control pasándose a llamar Rico S.A. y se convierte en la principal competidora de Payá, logrando un sinfín de artículos de gran calidad y cuidado acabado y ofreciendo ya hacia 1936 más de 500 productos en su catálogo. Esta empresa introduce en la juguetería el concepto de empresa no familiar, la aplicación de la figura del empresario y la entrada de capital extranjero.

LA CIENCIA DE LA BELLEZA

Los campos de la cosmética y los cuidados corporales experimentan un gran desarrollo desde finales del siglo XIX, cuando se difunden nuevos productos como el desodorante,  o conceptos como la ergonomía. El discurso sobre el cuerpo, difundido por la prensa, la publicidad y las artes, aúna salud y belleza con la teórica infalibilidad de la ciencia, sustentada por los enormes avances de la medicina y las industrias químicas. En España, nacen Puig y Myrurgia, en 1914 y 1916, respectivamente, marcas que impulsan la perfumería y otros productos de higiene en el mercado nacional.

EL CAFÉ CANTANTE

DÉCADA DE 1930

La vida nocturna en las grandes ciudades europeas se mueve al ritmo del foxtrot americano. En España, esta moda rivaliza con la música y los bailes autóctonos, cuyo éxito traspasa fronteras. En los cafés-cantantes, a menudo simples colmados que se transfiguran llegada la noche, se forjan celebridades como Estrellita Castro, “reina del pasodoble” y pionera de la copla. La cultura cosmopolita se encuentra con la popular, un cóctel que representa como nadie la polifacética Ana de Pombo: secretaria de Chanel, diseñadora, bailarina, socialité, empresaria, escritora y embajadora de la cultura española.

EN TIEMPO DE GUERRA

DÉCADA DE 1930 

Barcelona, junto a la cosmopolita San Sebastián, es el foco más activo de la moda española en los años previos a la Guerra Civil. Firmas como Balenciaga y Pedro Rodríguez asientan allí su prestigio como creadores, mientras las primeras boutiques importan confecciones extranjeras. A medida que avanzan los 30, la estética responde a un contexto marcado por la militarización y la conflictividad social. La uniformidad de la indumentaria y el uso recurrente de simbología, son comunes a los principios totalitarios de ambos extremos ideológicos, que hacen un uso consciente del significado de la indumentaria. 

Este modelo es un magnífico ejemplo de sus trajes de noche de este momento. Es un vestido realizado en damasco de seda roja. El cuerpo, con un amplio escote de pico delantero y de espalda y sin mangas, va cortado a la cintura con un volante y una falda larga fruncida con vuelo. El cambio de silueta se manifiesta en el cuerpo, ajustado y ceñido al torso, marcando el busto, que recobra protagonismo, mientras que la falda se llena de pliegues en la espalda para darle un mayor volumen y se adorna con una pequeña sobrefalda, de estilo péplum, que recorre el espacio entre la cintura y la cadera.

LEER MÁS

La seda roja adamascada reproduce los motivos decorativos tan característicos de la diseñadora: formas vegetales entrelazadas con tallos y pequeñas hojas alargadas, junto a pájaros que rememoran aves del paraíso, con un profundo horror vacui que otorga movimiento bicolor y vistosidad. En definitiva, un vestido con la marca indiscutible de madame Lanvín.

Después de la muerte de Jeanne en 1946, muchos diseñadores de alto rango han diseñado sus colecciones, incluidos Antonio Castillo y Jules François Crahay, Lanvin viste a actrices famosas como Arletty y Marlene Dietrich, además de la Reina de Inglaterra, la de Italia y la de Rumanía.

 

Inventario — MTCE102850

HISTORIA DE LA PIEZA

El vestido pasa a formar parte de las colecciones del Museo del Traje en 2006 gracias a la adquisición que hizo el Ministerio de Cultura adquirió para el Museo del Traje, en el año 2006, la colección de moda del siglo XX reunida por Enrico Quinto y Paolo Tinarelli.

Se trata de una colección compuesta por más de 880 conjuntos de indumentaria que, por la calidad y variedad de sus piezas, podría formar en sí misma un museo de la moda. Desde vestidos del mítico Paul Poiret hasta trajes de Victor & Rolf; conjuntos de finales del XIX hasta 2002; vestidos decoradísimos de los años 20; exponentes del New Look de los 50; moda pop de los 70 y todos los excesos de los 80 y 90 están representados en la colección. Maestros consagrados de la moda como Balenciaga, Madame Gres y Pertegaz, junto a autores de la alta costura como Valentino, Saint Laurent, Christian Dior, Versace o Westwood. Todo un elenco de diseñadores que muestran el abanico de las tendencias en el vestir del último siglo.

LEER MÁS

Entre 2003 y 2004 se organizó en la Academia di Francia, Villa Medici de Roma la exposición “Un secolo di moda. Creazioni e miti del XX secolo”, sobre la colección de Quinto y Tinarelli. El catálogo que se editó sobre la exposición supuso una de las primeras muestras que rindieron homenaje a la evolución del vestuario en todo el siglo XX, entendiendo la moda no solo como material histórico e histórico artístico, sino como fenómeno de interpretación de los comportamientos sociales y psicológicos de nuestro tiempo, además de la transformación del gusto y las costumbres. En concreto este vestido de Lanvin aparece en la página 43 del catálogo.

En la exposición permanente del museo se pueden ver otras piezas procedentes de esta colección romana con firmas de Poiret, Heim, Fath, Balenciaga o Versace, 

En 2009 se expuso por primera vez en la exposición temporal 100% S. XX. Moda internacional del Siglo XX en el Museo del Traje. Tras una temporada de descanso se incluyó en el discurso de la Exposición Permanente del Museo, en concreto en la vitrina 39 “El glamour de los años 30” dentro del área “Vanguardias y Moda”. 

En 2019 se presta para la exposición El cuerpo inventado, en la sala de exposiciones del centro comercial Moda Shopping. 

Se puede consultar más información sobre este modelo en la publicación del museo de 2014: “Vestido de noche. Jeanne Lanvin, ca. 1930. Modelo del mes, marzo de 2014”, por Lorena Delgado Bellón.

Inventario — MTCE102850

VESTIDO DE NOCHE, JEAN LANVIN

Ca — 1930

0%

    VESTIDO DE NOCHE, JEAN LANVIN

    Ca — 1930

    0%

      Este modelo es un magnífico ejemplo de sus trajes de noche de este momento. Es un vestido realizado en damasco de seda roja. El cuerpo, con un amplio escote de pico delantero y de espalda y sin mangas, va cortado a la cintura con un volante y una falda larga fruncida con vuelo. El cambio de silueta se manifiesta en el cuerpo, ajustado y ceñido al torso, marcando el busto, que recobra protagonismo, mientras que la falda se llena de pliegues en la espalda para darle un mayor volumen y se adorna con una pequeña sobrefalda, de estilo péplum, que recorre el espacio entre la cintura y la cadera.

      LEER MÁS

      La seda roja adamascada reproduce los motivos decorativos tan característicos de la diseñadora: formas vegetales entrelazadas con tallos y pequeñas hojas alargadas, junto a pájaros que rememoran aves del paraíso, con un profundo horror vacui que otorga movimiento bicolor y vistosidad. En definitiva, un vestido con la marca indiscutible de madame Lanvín.

      Después de la muerte de Jeanne en 1946, muchos diseñadores de alto rango han diseñado sus colecciones, incluidos Antonio Castillo y Jules François Crahay, Lanvin viste a actrices famosas como Arletty y Marlene Dietrich, además de la Reina de Inglaterra, la de Italia y la de Rumanía.

       

      Inventario — MTCE102850

      HISTORIA DE LA PIEZA

      El vestido pasa a formar parte de las colecciones del Museo del Traje en 2006 gracias a la adquisición que hizo el Ministerio de Cultura adquirió para el Museo del Traje, en el año 2006, la colección de moda del siglo XX reunida por Enrico Quinto y Paolo Tinarelli.

      Se trata de una colección compuesta por más de 880 conjuntos de indumentaria que, por la calidad y variedad de sus piezas, podría formar en sí misma un museo de la moda. Desde vestidos del mítico Paul Poiret hasta trajes de Victor & Rolf; conjuntos de finales del XIX hasta 2002; vestidos decoradísimos de los años 20; exponentes del New Look de los 50; moda pop de los 70 y todos los excesos de los 80 y 90 están representados en la colección. Maestros consagrados de la moda como Balenciaga, Madame Gres y Pertegaz, junto a autores de la alta costura como Valentino, Saint Laurent, Christian Dior, Versace o Westwood. Todo un elenco de diseñadores que muestran el abanico de las tendencias en el vestir del último siglo.

      LEER MÁS

      Entre 2003 y 2004 se organizó en la Academia di Francia, Villa Medici de Roma la exposición “Un secolo di moda. Creazioni e miti del XX secolo”, sobre la colección de Quinto y Tinarelli. El catálogo que se editó sobre la exposición supuso una de las primeras muestras que rindieron homenaje a la evolución del vestuario en todo el siglo XX, entendiendo la moda no solo como material histórico e histórico artístico, sino como fenómeno de interpretación de los comportamientos sociales y psicológicos de nuestro tiempo, además de la transformación del gusto y las costumbres. En concreto este vestido de Lanvin aparece en la página 43 del catálogo.

      En la exposición permanente del museo se pueden ver otras piezas procedentes de esta colección romana con firmas de Poiret, Heim, Fath, Balenciaga o Versace,

      En 2009 se expuso por primera vez en la exposición temporal 100% S. XX. Moda internacional del Siglo XX en el Museo del Traje. Tras una temporada de descanso se incluyó en el discurso de la Exposición Permanente del Museo, en concreto en la vitrina 39 “El glamour de los años 30” dentro del área “Vanguardias y Moda”.

      En 2019 se presta para la exposición El cuerpo inventado, en la sala de exposiciones del centro comercial Moda Shopping.

      Se puede consultar más información sobre este modelo en la publicación del museo de 2014: “Vestido de noche. Jeanne Lanvin, ca. 1930. Modelo del mes, marzo de 2014”, por Lorena Delgado Bellón.

      Inventario — MTCE102850

      GLOSARIO

      GARÇONNE / FLAPPER

      Con estos dos neologismos, uno procedente de Francia y otro de Estados Unidos, se puso nombre a nuevos arquetipos femeninos que surgieron de la relajación de las costumbres y la revisión de los roles de género que siguen a la I Guerra Mundial. Se trata de términos que aluden a concepciones emparentadas, pero no se deben confundir: las flappers americanas se corresponden con el arquetipo de mujer joven de los años 20, que desafía las convenciones morales adoptando costumbres típicamente masculinas (fumar, beber, expresarse de manera desinhibida…) pero manteniendo al mismo tiempo una estética delicada que no rompe con el ideal femenino de belleza; por su parte, la garçonne europea (cuyo nombre procede de la novela del mismo nombre de Victor Margueritte) se acerca más a la noción de travestismo, con una imagen que privilegia las prendas unisex y una cierta relación con el desarrollo inicial de una cultura homosexual. 

      JERSEY

      La difusión de las prácticas deportivas entre las clases altas determinó la adopción paulatina de tipologías más confortables que, ya a principios del siglo XX, conducen a una renovación de los criterios que articulan la elegancia y permiten la introducción en la alta moda de materiales y técnicas hasta entonces despreciados. Coco Chanel es en buena parte responsable de este cambio de dirección en la moda internacional, que supuso la aceptación de las prendas de punto, hasta entonces reservadas a usos laborales, deportivos o vinculadas a las clases menos pudientes. Es entonces cuando el jersey adquiere carta de legitimidad como prenda básica en cualquier armario elegante, tanto masculino como femenino.

      CORTE AL BIES

      Es el corte de la tela ejecutado en una diagonal de 45 grados respecto a la trama y la urdimbre, de tal manera que el tejido adquiere propiedades distintas en su caída. A la modista francesa Madeleinne Vionnet, unánimemente reconocida como una de las grandes maestras de la costura, se atribuye la aplicación por primera vez de este tipo de corte a un vestido completo. Hasta los años 20, los cortes al bies – que suponen un mayor desaprovechamiento de tela respecto al corte normal o “al hilo” – se reservaban para pequeños elementos como los cuellos o puños. En busca de una nueva caída que diera mayor movilidad al vestido,se aplica esta técnica a las faldas, logrando así un vuelo más grácil en los vaporosos vestidos de los años 20, y más tarde al vestido completo, dando lugar a la silueta vertical caracterísitica de la década de los 30, en la que el vestido sigue la línea natural del cuerpo, envolviéndolo y descubriendo su forma. 

      FORD T

      El Ford Modelo T fue el automóvil con el que la Ford Motor Company de Henry Ford cambió la historia de la automoción. En 1908 comienza su producción a gran escala, para la cual Ford adopta las teorías de Taylor sobre el sistema de producción en cadena. La optimización de recursos permitió bajar los precios y facilitar la adquisición del modelo T a la clase media. De esta forma, la conducción de vehículos motorizados, una práctica ajena a la mayoría de la población, se difunde paulatinamente por las grandes ciudades. En los años 20, Ford producía más de la mitad de los coches que se vendían en el mundo, con fábricas y sucursales de venta distribuídas por los cinco continentes, entre ellas la planta de ensamblaje abierta en Cádiz en 1920. El color negro característico del Ford T, como el de la petite robe noir de Chanel, se convirtió en un símbolo de modernidad y dio forma a un nuevo deseo aspiracional. Curiosamente, Ford decidió emplear este color en toda la producción, desde 1914 hasta 1926, por motivos económicos: la laca negra se secaba más rápido y era más barata que otros colores. En esa última fecha, la moda impuso la reaparición del Ford T en otros colores, pero en 1927 cesó definitivamente su producción.

      MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - 

      MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - 

      DISFRUTA

      NUESTRA PLAYLIST

      DISFRUTA

      NUESTRA PLAYLIST

      BIBLIOGRAFÍA

      LA NOCHE ESPAÑOLA: FLAMENCO, VANGUARDIA Y CULTURA POPULAR (EXPOSICIÓN)

      1865 — 1936

      Catálogo de la exposición celebrada en el Centro de Arte Reina Sofía, en la que se investigaba la relación entre cultura popular (y el flamenco en particular) y la vanguardia artística. La conexión entre flamencos y modernos, la imagen de la bailaora como arquetipo, entre otros temas, con la visión de la artista rusa Goncharova con las bailarinas españolas.

      MYRURGIA: BELLEZA Y GLAMOUR (EXPOSICIÓN)

      1916 — 1936

      Catálogo de la exposición que nos acerca a Esteve Monegal i Prat, escultor adscrito al novecentismo catalán que dirigió Myrurgia desde 1916 y a las distintas facetas creativas que confluyen en esta empresa de perfumes. El conjunto refleja la atmósfera de una época y también el paso de una estética de carácter clásico al estilo glamuroso y hedonista del Art déco. El recorrido de la muestra finaliza, tras unos años de gran vitalidad creadora, con el estallido de la Guerra Civil.

      TEXTILTECA

      LA MODA

      MODERNA

      Píldoras del Museo del Traje

      PARA PEQUES
      Y NO TAN PEQUES
      SABER MÁS

      PARA PEQUES
      Y NO TAN PEQUES
      SABER MÁS

      Museo del Traje. CIPE Av. Juan de Herrera, 2 (28040) Madrid
      Metro: Ciudad Universitaria (línea 6) Moncloa (líneas 3 y 6)
      Teléfono: 91 550 47 00

      © Ministerio de Cultura y Deporte – Gobierno de España