ÁREA 12

LOS SENTIDOS

Os proponemos una ruta en torno a las cinco sentidos que tiene lugar en las Zonas de Adaptación Lumínica. Estas pequeñas salas del Museo son áreas que conectan las diferentes áreas de la Exposición: el Área Didáctica y Multisensorial, y la Exposición Permanente.

Las condiciones lumínicas dentro de las vitrinas de la Exposición han de ser ténues (50 lux de intensidad como máximo y ausencia total de ultravioletas) por lo que estas áreas sirven de transición hasta el Área Dídáctica y Multisensorial (o viceversa), que cuenta con luz natural.

En el Museo del Traje percibimos la colección utilizando los cinco sentidos. Observamos la indumentaria, escuchamos audios que amplían la información y, en el área didáctica, percibimos los olores de las fibras y comprobamos las cualidades de los textiles a través del tacto. Nuestra sociedad es preferentemente audiovisual, frente a otros sentidos a menudo relegados a la hora de percibir el mundo que nos rodea. Hasta tal punto que para poder centrarnos en otros sentidos, a veces tenemos que “cerrar los ojos”. Sin embargo, no solo los sentidos, sino también la cultura determina la percepción. 

ÁREA 12

LOS SENTIDOS

Os proponemos una ruta en torno a las cinco sentidos que tiene lugar en las Zonas de Adaptación Lumínica. Estas pequeñas salas del Museo son áreas que conectan las diferentes áreas de la Exposición: el Área Didáctica y Multisensorial, y la Exposición Permanente.

Las condiciones lumínicas dentro de las vitrinas de la Exposición han de ser ténues (50 lux de intensidad como máximo y ausencia total de ultravioletas) por lo que estas áreas sirven de transición hasta el Área Dídáctica y Multisensorial (o viceversa), que cuenta con luz natural.

En el Museo del Traje percibimos la colección utilizando los cinco sentidos. Observamos la indumentaria, escuchamos audios que amplían la información y, en el área didáctica, percibimos los olores de las fibras y comprobamos las cualidades de los textiles a través del tacto. Nuestra sociedad es preferentemente audiovisual, frente a otros sentidos a menudo relegados a la hora de percibir el mundo que nos rodea. Hasta tal punto que para poder centrarnos en otros sentidos, a veces tenemos que “cerrar los ojos”. Sin embargo, no solo los sentidos, sino también la cultura determina la percepción.

INTRODUCCIÓN

En el Museo del Traje percibimos la colección utilizando los cinco sentidos. Observamos la indumentaria, escuchamos audios que amplían la información y, en el área didáctica, percibimos los olores de las fibras y comprobamos las cualidades de los textiles a través del tacto. Nuestra sociedad es, en la actualidad, preferentemente audiovisual: priman la vista y el oído frente a otros sentidos. Y es que, no son sólo son estos últimos, sino también la cultura que nos rodea, los que determinan nuestra percepción del mundo.

LA VISTA

En la sociedad occidental, desde el siglo XVIII, la vista es el sentido  que prevalece (sobresale), al estar asociado con la ciencia, el conocimiento y la apreciación artística. Pero en muchas otras culturas u otros momentos históricos, la mirada también ha sido considerada, en ocasiones, como portadora de influencias malignas.

EL OÍDO

El sentido del oído, por el que percibimos el sonido, es uno de los más relevantes  canales de comunicación. El exceso del nivel acústico caracteriza nuestra sociedad moderna y urbana. Mientras que la ausencia de sonido, el silencio, puede tener connotaciones negativas que remiten a la muerte, al dolor o a la represión, la exaltación del sonido en su vertiente más elaborada, la música, celebra las situaciones alegres y festivas. El sonido también se ha considerado un instrumento para relacionarse con la divinidad.

EL OLFATO

El olor nos singulariza y puede suponer un marcador social. La desodorización, práctica extendida sobre todo desde mediados del siglo XIX en la cultura occidental, en relación con los avances en la industria química y el desarrollo de las prácticas higiénicas, se considera un signo civilizador. Por otra parte, los aromas tienen un significativo papel en muchos rituales religiosos en distintas culturas.

EL GUSTO

La comida, cuyo sabor percibimos por el gusto, suele estar definida por pautas sociales y culturales. La alimentación, que satisface una necesidad biológica primaria, es una actividad profundamente social y viene determinada por cuestiones relativas a la edad o la posición social. La gastronomía se ha convertido en un signo identitario de determinadas comunidades y puede relacionarse con fiestas o celebraciones señaladas.

EL TACTO

A través del tacto nos relacionamos con el mundo que nos rodea de una manera física. Por el tacto manifestamos y percibimos el afecto y el placer. Mediante el tacto se puede sanar, pero también dañar al otro tanto de una manera real como simbólica, según algunas creencias. Aunque en nuestra sociedad se evita el dolor, en ocasiones, este puede tener implicaciones positivas o considerarse un medio de purificación para aproximarse a la divinidad.

GLOSARIO

ALELUYA

Es una hoja de papel impresa con viñetas de imágenes y un texto sencillo en verso que narra una historia de temática variada, que en principio era leída o recitada y ofrecía una instrucción somera a los niños y adultos iletrados. Las aleuyas fueron muy populares en los siglos XVIII y XIX y perduran hasta bien entrado el XX. El nombre deriva de las estampas piadosas que llevaban la palabra “aleluya”.

EXVOTO

Ofrenda que hace el creyente a la divinidad para manifestar públicamente su agradecimiento por la ayuda o favor recibido y que se depositan en lugares consagrados a la misma. Aunque hay distintas manifestaciones de esta práctica, que está documentada desde la Antigüedad, suelen representar a la persona, animal o parte del cuerpo para la que se ha implorado la sanación y pueden estar realizados en diferentes materiales.

HIGA

Amuleto que representa una mano cerrada en la que el dedo pulgar sobresale entre el índice, símbolo con connotaciones ofensivas, defensivas y mágicas  ̶ ya presente en muchos pueblos antiguos del Mediterráneo ̶  que se consideraba que protegía contra el mal de ojo.  Se podía realizar en diferentes materiales, como el azabache, coral, cristal o marfil; frecuentemente la materia en la estaba fabricada añadía propiedades al gesto representado. 

CARRACA

Amuleto que representa una mano cerrada en la que el dedo pulgar sobresale entre el índice, símbolo con connotaciones ofensivas, defensivas y mágicas  ̶ ya presente en muchos pueblos antiguos del Mediterráneo ̶  que se consideraba que protegía contra el mal de ojo.  Se podía realizar en diferentes materiales, como el azabache, coral, cristal o marfil; frecuentemente la materia en la estaba fabricada añadía propiedades al gesto representado. 

CILICIO

Faja con cadenillas de hierro con puntas que se ciñe al cuerpo en contacto directo con la carne, de manera que provoque dolor e incomodidad; la  usan algunas personas o comunidades cristianas con el fin de combatir las tentaciones e identificarse con los sufrimientos  de Jesucristo en la Pasión. 

MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - 

MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - MÚSICA - 

DISFRUTA

NUESTRA PLAYLIST

DISFRUTA

NUESTRA PLAYLIST

BIBLIOGRAFÍA

LA RADIO EN ESPAÑA
1923 — 1993

Considerado el libro de referencia sobre la radio en España, Lorenzo Díaz, guionista, comentarista, asesor y director en diversas emisoras de radio, realiza un extenso recorrido a lo largo de ocho décadas y presenta una crónica detallada de esta fábrica de sueños y de sus protagonistas. El texto se completa con una serie de anexos y un amplio álbum fotográfico.

HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN

A lo largo de más de mil páginas encontraremos respuesta a todo los que rodea el proceso cultural de la alimentación. Desde las primeras civilizaciones, el mundo clásico y la tradición culinaria occidental hasta llegar a la época contemporánea con la «macdonalización» de las costumbres

LOS SENTIDOS

Píldoras del Museo del Traje

PARA PEQUES
Y NO TAN PEQUES
SABER MÁS

PARA PEQUES
Y NO TAN PEQUES
SABER MÁS

Museo del Traje. CIPE Av. Juan de Herrera, 2 (28040) Madrid
Metro: Ciudad Universitaria (línea 6) Moncloa (líneas 3 y 6)
Teléfono: 91 550 47 00

© Ministerio de Cultura y Deporte – Gobierno de España